Blog

El calcio es inútil para prevenir fracturas en mayores de 50 años

Il-Calcio-ha-smesso-di-fare-bene-inutile-per-prevenire-le-fratture-dai-50-anni-in-la_articleimage
Que se consuma a través de la comida o en suplementos, probablemente el calcio no tiene  ningún efecto protector sobre las fracturas de huesos.

Esto es lo que ha evidenciado una  revisión científica publicada en el British Medical Journal en Septiembre de 2015, que ha  revalorizado estudios clínicos u observacionales  efectuados en más de 700.000 personas (Bolland MJ et al, BMJ. 2015 Sep 29;351:h4580. doi: 10.1136/bmj.h4580).

El grupo de investigadores neozelandeses  revisó y analizó alrededor de 50 estudios científicos anteriores evidenciando que la mayor parte de los trabajos que atribuían a los suplementos de calcio un efecto positivo de protección, presentaban ciertos  errores en los análisis de los datos que sobrevaloraban su efecto.

Corrigiendo éstos errores  ( que la comunidad médica aceptó durante muchos años ) la conclusión es que los suplementos de  calcio no aportan ningún beneficio específico en términos de protección al riego de fracturas (aquí el texto integral del estudio)

Se trata de algo que afecta directamente un gran número de personas, ya que:

  • Durante la menopausia, a casi todas las mujeres en general se les pide  aumentar el consumo de leche y lácteos.
  • El exceso de calcio  puede causar una serie de trastornos de mayor relevancia tanto de tipo cardiológico como de tipo general, aumentando la mortalidad debida a ambos.
  • Es calcio es el suplemento más publicitado y prescrito en todo el mundo.

Es evidente la necesidad de una reflexión crítica sobre el consumo de este mineral y sobretodo sobre la forma en que se promueve y se sostiene su uso. Porque pareciera

que una persona con más de 50 años tendría que consumir constantemente yogurt y quesos para estar bien.

 

Ahora  sabemos que ésto no es cierto, y además si se exagera en el consumo de calcio se pueden correr algunos riesgos que sería mejor evitar, como los de tipo cardiovascular.

Merece la pena señalar que el incremento de masa ósea inducido por el consumo de este mineral se ha demostrado de muy modesta entidad (Tai V et al, BMJ. 2015 Sep 29;351:h4183. doi: 10.1136/bmj.h4183) y sobretodo no útil para prevenir las fracturas.

De los análisis de todos estos trabajos se evidencia un único dato cierto a favor de la integración de calcio:  puede ser útil solo cuando realmente no hay en el cuerpo, cosa que puede pasar solamente en particulares condiciones de malnutrición.

En el mundo occidental el calcio está más que presente en el agua y en la alimentación cotidiana. Desde hace tiempo muchos autores indican que, en general, hay sobreabundancia de calcio y que se consume demasiado .

Lo que sí podría estar sucediendo es  que problemas inflamatorios o la carencia de vitamina D impidan  su fijación en los huesos , pero de calcio, como tal, hay realmente más de lo que se necesita.

Llenarnos de calcio  no resolverá el problema de la fuerza de nuestros huesos ni evitará las fracturas. Como siempre hemos dicho para mejorar la salud de nuestros huesos, hace falta una acción de control de la inflamación, actividad física, una correcta aportación de todos los minerales, un aporte adecuado de Vitamina D, paseos al sol y sobre todo un estilo de vida sano.