Blog

Inmunidad, asma e intestino: hacia un mejor entendimiento

Immunita-asma-e-intestino-verso-una-comprensione-piu-completa_articleimage

En los últimos 15 años, importantes cantidades de recursos humanos y económicos han sido invertidos en el estudio de las bases genéticas de las alergias, sin dar lugar a un beneficio real.

La única buena noticia es la mejor comprensión de algunas de estas condiciones, pero es muy poco si se compara con el esfuerzo realizado. Por ejemplo, hoy en día somos capaces de distinguir subgrupos  de personas asmáticas con características genéticas especiales, pero sin dar lugar a ninguna innovación terapéutica.

La implicación del ADN en las alergias ha sido puesto de relieve por científicos e investigadores, sin dejar de repetir que la cura del asma y alergias está en la base genética. Sin embargo, los hechos han probado que es una hipótesis errónea.

Adnan Custovic es un reconocido médico inglés, inmunólogo e investigador. En la introducción de su brillante informe del Congreso de la Academia Europea de Alergia de 2015 (Barcelona), ayudó a los delegados a entender mejor la correlación entre algunos aspectos de nuestro genoma y la hipótesis de una higiene excesiva, lo que explica muy bien el aumento de las alergias en los países de occidente.

En pocas palabras, sabemos que estar rodeados de bacterias y vivir los primeros años de vida en un entorno rural reduce significativamente la prevalencia de las alergias y el asma.

En lugar de ello, el exceso de las vacunas, la relativa ausencia de enfermedades infecciosas y el estilo de vida occidental causan un aumento de las condiciones alérgicas.

Otra manera de verlo es como si nuestro cuerpo tuviera que encontrar el equilibrio entre las infecciones y las alergias, la cual está sesgada hacia la últimas en los países occidentales.

Custovic asigna el nivel adecuado de importancia al componente genético mediante el reconocimiento de la hipótesis de la higiene excesiva, también demostrando que para ciertas subpoblaciones genéticamente bien caracterizadas, dicha teoría no es cierta y las consecuencias pueden ser lo contrario.

En su charla, Custovic destacó que no es posible hacer generalizaciones absolutas. Una cierta hipótesis puede ser cierta en general, pero cuando se trata de alergias e inmunología debemos mirar en el carácter individual de la respuesta, en busca de soluciones que respeten a la persona más que a la teoría.

Es importante entender la base genética y la herencia de los padres, en términos de cromosomas, hábitos y comportamiento. Por ejemplo, en 2005 un artículo de Chestdescribió la fuerte correlación entre el desarrollo de las alergias y el hecho de que la abuela (no sólo la madre) fumara durante el embarazo (YF Li et al, Chest. 2005 April; 127 (4): 1232-41).

La dieta juega un papel importante, como los niveles de IgG (inmunoglobulinas G) generados en respuesta al contacto prolongado con un antígeno, ya que estas moléculas pueden modular la respuesta alérgica y reducir los síntomas asociados, como muestra Custovic en Journal of Allergy and Clinical Immunology de 2011(Custovic A et al, J Allergy Clin Immunol. 2011 Jun; 127 (6): 1480-5.doi: 10.1016/j.jaci.2011.03.014. Epub 2011 Apr 13).

El estudio también menciona el papel desempeñado por el microbioma intestinal, en otras palabras, los tipos de bacterias y virus que viven en nuestro intestino que son considerados hoy en día como uno de los moduladores más importantes de la respuesta alérgica, como hemos mencionado anteriormente.

El mensaje más importante que se puede obtener del artículo es la individualidad de la respuesta inmune, que es fuente de inspiración y aplicable a la clínica práctica. La prevención y la terapia de cualquier forma alérgica siempre deben estar adaptados a las características individuales de cada paciente.

También es aplicable para las reacciones inmunes más “clásicas”, como la rinitis alérgica.

Como ya se informó en 2012 en JACI, incluso la típica rinitis del polen de hierba es manifestada a través de una alta respuesta individual a varios componentes alérgicos, haciendo cada tipo de evento alérgico diferente (Tripodi S et al, J Allergy Clin Immunol. 2012 Mar; 129(3):834-839.e8.doi: 10.1016/j.jaci.2011.10.045. Epub 2011 Dec 28).

Todas estas evidencias apoyan el camino que hemos venido señalando desde hace años. Siempre damos valor a la individualidad del paciente en cada tratamiento diseñado para ayudar a las personas alérgicas, incluyendo el papel que juega en las alergias respiratorias la dieta, el estilo de vida, el microbioma intestinal y la herencia genética, la cual es importante pero no decisiva, como describe claramente una de nuestras citas favoritas: “los genes no son tu destino”.

Sin olvidar sus bases científicas, la medicina debe utilizar un enfoque orientado al paciente, y definir un tratamiento personalizado, que se adapte a cada persona mediante la comprensión y el respeto de su historia y características.