Blog

Una persona una dieta: la adecuada es individual y también basada en la inflamación

Una-persona-una-dieta-quella-giusta-e-individuale-basata-anche-sull-infiammazione_articleimage

Por muchos años dietistas y nutricionistas, médicos y no médicos, se han confrontado solamente con las calorías para indicar la respuesta a la comida de una persona, en términos de aumento de peso o de adelgazamiento.

Engordar o adelgazar, entendiendo el fin metabólico de las calorías introducidas en el organismo, no depende solo de estas o de la composición del plato.

La inflamación y el microbioma dominante son los factores que orientan en una dirección o en otra.

Un trabajo publicado en Cell en Noviembre de 2015 y los sucesivos trabajos derivados de este, más recientes, han establecido que los únicos enfoques nutricionales posibles que lleven hacia una dirección específica de la subida de la glucemia después de una carga de alimentos dependen de una dieta totalmente individual, que tiene que tener en cuenta también la inflamación y la diferente composición del microbioma intestinal (Zeevi D et al, Cell. 2015 Nov 19;163(5):1079-94. doi: 10.1016/j.cell.2015.11.001).

Se trata de una importante revolución porqué, en su trabajo, los investigadores israelitas han suministrado más de 45.000 comidas a un grupo de 800 personas estudiadas de forma analítica rigurosa y han encontrado una variabilidad muy elevada en la respuesta de la subida de la glucemia consecuente a comidas totalmente idénticas.

Por esta razón han sugerido que las recomendaciones dietéticas “universales” y “buenas para todos” tengan una escasa o al menos limitada utilidad y que el tipo de comida que hay que indicar para obtener un efecto específico sobre la glucemia debe ser decidido teniendo en cuenta también otros factores.

En pocas palabras los investigadores han documentado que la dieta de cada persona debe ser individualizada de forma precisa, teniendo en cuenta su inflamación y las cepas de bacterias presentes en el intestino.

Cuando estos factores han sido tomados en consideración, la respuesta glucemica en la introducción de la comida era previsible y estadísticamente repetible.

Desde siempre, en nuestra clínica, en las terapias que indicamos para el sobrepeso, empezamos buscando los valores de BAFF y de PAF y estudiamos con atención la respuesta intestinal.

Solamente hay que pensar en que una de las citoquinas inflamatorias que analizamos en cada persona, el BAFF, provoca resistencia a la insulina y que un particular microbioma intestinal favorece el adelgazamiento.

En el momento en el cual haya que enfrentarse a un enfoque dietético, la personalización no consiste en el hecho de que se prefieran las lentejas o las judías, o en el consumo de verduras cocidas o crudas.

El Perfil Alimentario individual define cuales alimentos haya que controlar para evitar la inflamación y gracias a esto se obtiene un efecto favorable sobre la resistencia a la insulina, ayudando una mejor regulación en la absorción de los azúcares.

Hay que moverse en este sentido. El camino hacia la individualidad es ya un dato científico adquirido que explica porqué las dietas no funcionan solamente controlando las calorías y que indica un camino que recorrer que ayude a definir los niveles de inflamación personal (a través de la medición de BAFF, PAF, PCR, IL 1, TNF-alfa entre otros) y que nos ayude a mirar al contenido del intestino con mayor confianza.